Las personas negativas (agresivas, criticas, destructivas…) a menudo tienen la capacidad de absorber la energía de las personas de su alrededor, a veces incluso provocando sensaciones físicamente desagradables y malestar emocional. Quizás alguna vez te has encontrado en este tipo de situaciones. Y te has sentido atacado, tenso, con ganas de escapar de estas personas y has percibido como tus fuerzas se esfumaban poco a poco. Cabe destacar que este tipo de personas no son negativas porque estén pasando puntualmente por un mal momento (todos tenemos malos días y pensamientos negativos), sino que su negatividad se encuentra profundamente arraigada en relación a cualquier aspecto cotidiano, y es constante en el tiempo.

A menudo, y aunque puede que intentes mantener una actitud positiva y seguir siendo fuerte, el trato con estas personas acaba agotándote.

Algunos consejos

1. Pon límites

No te involucres demasiado en actividades con estas personas, aunque sea para intentar cambiar a una persona negativa. Con esto no queremos decir que te alejes de la gente que, por los motivos que sean, están pasando un mal momento y necesiten tu ayuda. Pero debes saber diferenciar estos casos, los de las personas intrínsicamente negativas, con quien tienes que poner límites. Cuando una persona comience un discurso negativo, intenta desconectar de ese discurso, intenta no entrar, intenta no involucrarte en él. Una vez hayas entrado, es difícil salir.

2. No te puedes alejar porque es una persona cercana

Si esta persona es parte de tu familia, es difícil separarse, pero te puede ayudar verla menos. Si este tipo de comportamiento lo manifiesta alguien muy cercano y su negatividad afecta a toda la familia, el mejor puede ser buscar una terapia que le ayude a liberarse de esta forma de pensar.

3. Entiende de donde viene la negatividad de esa persona

¿Odian su trabajo, se sienten frustrados o tienen falta de autoestima? Si puedes entender de donde viene, quizás te será más fácil tratar con él/ella.

4. ¿Qué dice de ti?

Las personas negativas a menudo quieren una reacción de nosotros, y la única manera de hacerlo es a través de los mensajes que saben que nos causarán una respuesta intensa. Por ejemplo, pueden mencionarte acontecimientos pasados o presentes que saben que te hacen sentirte culpable o enfadado

Pregúntate a ti mismo por qué te afecta tanto lo que te diga esa persona. A veces, puedes aprender mucho sobre ti mismo mediante el análisis de los sentimientos que hay dentro de ti y que te provoca esa persona negativa. Una vez te hayas dado cuenta y hayas resuelto tus conflictos interiores, encontrarás que la persona no drena tu energía con el poder que solía ejercer sobre ti.

5. Mantente positivo. Céntrate en lo positivo de la situación

Tienes que intentar mantener tu actitud positiva, tu bienestar es demasiado importante para dejarte llevar por las opiniones negativas de los demás.

Prueba de decir a una persona negativa, después de que haya expresado todo su malestar: «Ahora cuéntame una historia positiva” o «Dime algo bueno que te haya pasado hoy».

6. Las personas negativas necesitan ser queridas

Sabes que es difícil dar aprecio y atención positiva a las personas negativas. Desafortunadamente, es precisamente lo que necesitan. En el fondo, esta persona agresiva y crítica es una persona que generalmente tiene miedo a no ser amada. Sé comprensivo, pero al mismo tiempo pon límites a la ayuda que ofreces a una persona tóxica, si ves que no es receptiva a tus esfuerzos.

 

7. ¿Te sientes necesario?

¿Escuchar las quejas de las personas negativas es tu forma de sentirte valorado? ¿Te hace sentir una persona útil? Si este es el caso, puede necesitar hacer una reflexión sobre tu autoestima Y la necesidad de valorarte más a ti mismo.

8. La actitud positiva también es contagiosa

Céntrate en tu propia energía. Cuanto menos atención prestes a este tipo de personas tóxicas, menos capacidad para influenciarte tendrán.

Una actitud negativa es contagiosa, pero lo es también una positiva. Trata de relacionarte con personas positivas que te animen a ser mejor de lo que eres.

9. Traducir el mensaje

Mucha gente no tiene la habilidad para expresar su opinión de una forma educada y constructiva. Puede que lo digan de forma mezquina y grosera, y es posible que descartes su idea pensando que su intención es simplemente derribar la tuya. Si eres capaz de sacar la parte agresiva y negativa de su tono, tal vez esa persona puede haber hecho un buen comentario. Pero esta persona simplemente no sabe hacerlo de la forma positiva y correcta.

10. No es tu culpa

Puedes sentir que tienes que solucionar los problemas de la persona negativa. Pero recuerda que no eres responsable de su negatividad. No debes sentirte culpable de que estas personas no sean felices.

Es importante ser capaz de dejar de lado la idea de que les debes una solución. Deben asumir la responsabilidad de sus propias vidas, y no lo harán si alguien siempre está ahí para arreglarlo todo. Puede sonar malvado, pero sin duda tu actitud complaciente no les ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *