Problemas de pareja

T odas las parejas se encuentran con obstáculos en su camino y situaciones molestas que pueden conducir a problemas más graves. Las parejas que tienen las habilidades para hablar con calma sobre sus temas son capaces de volver rápidamente a una relación feliz. Los que no tienen estas habilidades para hablar de sus problemas de relación se encuentran con pequeños problemas que se convierten en grandes problemas de desconfianza o resentimiento.

Cuando hay problemas de pareja afecta a la relación entre los dos y también pueden aparecer síntomas individuales como el nerviosismo, la irritabilidad, la tristeza, la ansiedad y la evitación de la pareja.

Objetivos de la terapia de pareja

Las parejas buscan tratamiento porque no están contentos y no han tenido éxito en la solución de sus conflictos, por eso el trabajo principal del terapeuta es ayudar en la resolución del conflicto:

  • Guiar a la pareja a través de un proceso de resolución de problemas para la resolución de cada uno de los asuntos conflictivos.
  • Enseñar habilidades para que la pareja pueda manejar sus diferencias posteriores.
  • Enseñar habilidades para mantener el tono emocional feliz y cariñoso y dejar atrás la ira, la depresión y la ansiedad.
  • Buscar hábitos problemáticos y evitar reactividad emocional excesiva.

Tipos de relaciones conflictivas

Hay 4 formas poco saludables de lidiar con los conflictos de pareja:

  1. Darse por vencido cuando no se está de acuerdo. Sentir que conseguir lo que se quiere no vale la pena una lucha. Se llama ceder y puede conducir a síntomas como la depresión y el resentimiento.
  2. Demorar discusiones difíciles o evitar temas delicados. Evitar la comunicación lleva a sentimientos de ansiedad y a la distancia emocional. Cuando las personas tienen una preocupación y no hay manera de hablar de ello se sienten ansiosos.
  3. Tener riñas, discutir e incluso pelear cuando no se está de acuerdo. La estrategia de pelear hasta ganar conduce a la mala voluntad y a la ira excesiva. Puede llevar a comportamientos de control del otro miembro. Supone fatiga mental que a la vez puede llevar a darse por vencido.
  4. Sentirse incapaz de resolver los problemas en la relación y se invierte el tiempo y energía en otras cosas. Las estrategias de escape pueden llevar a la infidelidad, adiciones como el abuso de alcohol, abuso de pornografía, compra compulsiva o adición al trabajo.

¿Hay alternativa?

Muchas personas tienen vida en pareja feliz, así que sí que existe una alternativa: Hablar las cosas, respetar las opiniones de los demás, hacer planes satisfactorios “win-win” (ganar-ganar) para ambos.

Esta es la buena combinación en una pareja: la buena comunicación es una habilidad y como habilidad que es, se puede aprender.