L os cuatro componentes de la sexualidad son el sexo biológico (determinado por los cromosomas XX y XY), la orientación sexual, la identidad de género y el rol social del sexo (respeto de las normas culturales de conducta femenina y masculina).

¿Qué es la orientación sexual?

L a orientación sexual es la atracción emocional, romántica, sexual o afectiva hacia otras personas. Es un continuo que va desde la heterosexualidad exclusiva hasta la homosexualidad exclusiva e incluye diversas formas de bisexualidad. Las personas bisexuales pueden experimentar atracción hacia personas de su mismo sexo y del sexo opuesto. A las personas con una orientación homosexual a veces se las denomina gays o lesbianas.

Tradicionalmente las personas homosexuales y bisexuales han vivido bajo el estigma de ser considerados enfermos mentales. No fue hasta 1975 cuando la Asociación Americana de Psicología eliminó la homosexualidad del listado de enfermedades mentales y pidió a los psicólogos que se eliminara tal estigma. El prejuicio y la discriminación con regularidad tienen efectos psicológicos negativos.

No es una enfermedad mental

L a homosexualidad y la bisexualidad no son enfermedades mentales y las investigaciones llevadas a cabo demuestran que no hay ninguna asociación entre estas orientaciones sexuales y la psicopatología. La heterosexualidad, la bisexualidad y la homosexualidad son comportamientos normales en la sexualidad humana y están documentados en diferentes culturas y épocas.

¿Puede la terapia cambiar la orientación sexual?

N o, las terapias dirigidas a cambiar la orientación sexual (a veces llamadas “reparadoras” o “terapias de conversión”) no son efectivas ni seguras. Habitualmente las personas que buscan este cambio es como resultado de coacción por parte de miembros de su familia o grupos religiosos. La realidad es que la homosexualidad no es una enfermedad. No requiere tratamiento y no puede cambiarse.

No todas las personas gays, lesbianas y bisexuales que buscan la ayuda de profesionales desean cambiar su orientación sexual. A menudo suelen buscar ayuda psicológica con el proceso del descubrimiento de su orientación sexual o el desarrollo de estrategias para lidiar con el prejuicio, pero la mayoría opta por la terapia por los mismos motivos y problemas de la vida que conducen a las personas heterosexuales a la consulta de los profesionales de la salud mental.

¿Qué es la identidad de género?

L a identidad de género es la percepción que tenemos de nuestro propio género. Puede coincidir con el sexo asignado al nacer o puede diferir de él totalmente.

El género es el conjunto de roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera apropiados para los niños y hombres o las niñas y mujeres.

Tradicionalmente se ha dividido el género de forma binaria: masculino y femenino. Pero existen otras identidades:

  • Transgénero: persona que su identidad de género es diferente al de su sexo asignado al nacer.
  • Queergénero: persona que se identifica con una identidad que no pertenece al binario hombre/mujer.
  • Agénero: persona que no se identifica con ninguna identidad de género.
  • Género neutro: Persona cuya identidad es neutra, es decir, considera que tiene un género y que su género está fuera del binario y no se identifica con identidades que muestran afinidad a roles femeninos o masculinos.
  • Intergénero: persona intersexual cuya identidad se sitúa en un punto medio entre dos géneros, usualmente los binarios. Esta identidad pertenece únicamente a personas intersexuales, no debe utilizarse por parte del resto.

¿Qué es la intersexualidad?

L a intersexualidad es una variedad de condiciones que conducen a un desarrollo atípico de las características sexuales físicas. Estas condiciones pueden ser a nivel de genitales externos, los órganos reproductivos internos, los cromosomas sexuales, o las hormonas relacionadas con el sexo.

Es un error común pensar que un intersexual es “hombre y mujer a la vez”. Las personas intersexuales pueden tener cualquier identidad de género.